ASTEYA (NO ROBAR)

ASTEYA (NO ROBAR)

¿COMO SE PRÁCTICA ASTEYA?

Podríamos decir procurar ser útiles a través de aquello que tomamos prestado de la Tierra. Si piensas en no robar piensas en lo habitual, pero este precepto se aplica a algo más que a evitar las formas evidentes de robo de dinero y materiales.  

¿Qué significa robar?

En esencia, podríamos decir tomar como propio lo que no nos pertenece sin reponerlo o dar algo a cambio. Podría ser como dejar el grifo abierto, dejar las luces encendidas, ya que estamos robando recursos y vida al planeta o alguien. O Cuando piensas en el incomparable valor del tiempo, el automereciemiento, lo más probable es que veamos todos los días un tipo de infracción. El compromiso con Asteya significa ser consciente de todas las formas en que puedes estar robando cosas que no te han dado libremente.

Durante las actividades del día a día, son numerosas las ocasiones donde podemos aplicar la tercer yama de Patanjali, logrando aprender sustancialmente para elevar nuestro ser a un nivel superior. Por ejemplo, el preciado tiempo, cada momento, cada día que estamos vivos es un regalo. Entonces, por qué desperdiciamos nuestro tiempo tan valioso y muchas veces robamos el de los demás. Perdemos el tiempo en malas relaciones, hábitos, amistades y trabajos.

La práctica de Asteya (no robar) es sin duda un buen recordatorio para ser conscientes de cómo usamos nuestro tiempo y cómo usar, incluso, el tiempo de otras personas.

Así somos más conscientes del valor de las cosas así como de respetar conscientemente lo que pertenece a otros, como por ejemplo cuando envíes un correo electrónico, imagina, si interrumpe a una compañera que está concentrada en su trabajo o llegar siempre tarde a las reuniones estas cosas roban un tiempo a los demás que no te han dado voluntariamente, los hábitos son culpables porque normalmente hacemos las cosas sin pensar primero en la repercusión que pueden tener sobre los demás cuántas veces le das a responder a todos a un correo electrónico sin pensar en la importancia que puede tener realmente el contenido de ese mensaje para todos los de la lista, cuando una reunión es a las 9 llegas normalmente a las 9:05 si apareces con prisas y sin estar preparado los demás asistentes tienen que dedicarte un tiempo para ponerte al corriente o del contrario se retrasará la decisión que se había tomado eso es robar tiempo.

¿Cuántas reuniones no avanzan por discusiones absurdas o por no haber respetado la hora de comienzo de dicha reunión?

Como puedes ver, practicar Asteya (no robar) poco tiene que ver con lo material, sino tiene que ver más con procurar ser útiles a través de aquello que tomamos prestado de los demás o de la tierra. Además nos enseña a no aprovecharnos de los demás, esto significa que desarrollemos respeto y agradecimiento.

Cómo ejercicio para no robar nuestro propio tiempo y el de los demás, propongo estos tres hábitos.

1- Escribir correos electrónicos cortos, concisos y elegantes.

2- Ponte como hábito llegar 5 min antes a las reuniones y llegar preparado, Llegar a tiempo a una cita, una reunión, etc. además de ser una señal de respeto hacia los demás, es no robar su tiempo y aprovechar el tuyo al máximo. Esta buena práctica, enseña, incluso, a otros a comportarse igual.

3- Anota cosas que pueden ser consideradas como “tomar algo que no se te ha dado libremente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
¿Te puedo ayudar? Escríbeme