El ESTRÉS CRÓNICO

EL ESTRÉS CRÓNICO

¿Que es el estrés?, para entender un poco lo que significa tener estrés, podemos imaginarnos que es como un constante estado de alerta en tu cuerpo, ¿te puedes imaginar, lo que significa para el cuerpo estar todo el día en constante alerta y produciendo hormonas?. 

Lo que quiero decir con esto, es que tu cuerpo está preparado para reaccionar ante el estrés de manera que te proteja contra las amenazas de los depredadores y otros agresores. Ahora ya no tenemos estas amenazas como tal, pero eso no significa que la vida no cause estrés. 

Por el contrario, sin duda, tu, te enfrentas a múltiples exigencias cada día, como asumir una enorme carga de trabajo, las relaciones personales, pagar las facturas y cuidar de tu familia. Tu cuerpo trata estas molestias menores como amenazas. Como resultado, es posible que te sientas como si estuvieras constantemente bajo ataque. Pero puedes contraatacar. No tienes que dejar que el estrés controle tu vida.

Los síntomas pueden ser sensación de agobio, preocupación y agotamiento. El estrés puede afectar a personas de cualquier edad, género y circunstancias personales y puede dar lugar a problemas de salud tanto física como psicológica.

Clásicamente el estrés se define como una amenaza a la homeostasis, frente a la cual el organismo, para sobrevivir, reacciona con un gran número de respuestas adaptativas que implican la activación del sistema nervioso simpático y el eje hipotalámico-pituitario-adrenal. La respuesta al estrés agudo incluye varias regiones cerebrales (ej. cortex prefrontal, amígdala, hipocampo, hipotálamo) donde se han evidenciado las diferencias sexuales, tanto en la estructura como en la función. En resumen, se puede decir que el estrés es: “cualquier experiencia emocional molesta que venga acompañada de cambios bioquímicos, fisiológicos y conductuales predecibles. 

Como podemos ver a veces, un poco de estrés viene bien porque da el empuje y la energía que se necesitan para sobrellevar ciertas situaciones, como tomar un examen o cumplir con algún plazo en el trabajo. Sin embargo, una cantidad excesiva de estrés puede tener consecuencias sobre la salud y afectar adversamente el sistema inmunitario, cardiovascular, neuroendocrino y nervioso central. 

A todo esto, se le puede llamar estrés crónico, y este puede ser el resultado de estresores cotidianos que no se atienden o no se manejan adecuadamente, así como de eventos traumáticos. Las consecuencias del estrés crónico son graves, particularmente porque este contribuye a la ansiedad y la depresión. 

Si tomas decisiones sobre tu estilo de vida, tu conducta es fundamental para mejorar la salud en general y prevenir el estrés crónico. 

La primera clave para el manejo del estrés es identificar y modificar aquellas conductas que lo causan. Para reducirlo, podemos empezar con pequeños hábitos, como salir a caminar diariamente, es muy beneficioso hacer esta actividad sin prestarle atención al teléfono móvil. 

Comenzar a realizar actividad física es un cambio pequeño pero eficaz en el manejo del estrés. La actividad física aumenta la producción de endorfinas, una sustancia que provoca una sensación de bienestar. 

Las investigaciones han demostrado que el estrés crónico se puede tratar con intervenciones adecuadas tales como cambios en el estilo de vida y la conducta, meditación, yoga, y en algunos casos terapia y medicamentos. 

Los programas de Mindfulness que incluyen la meditación sentada, han sido avalados por la neurociencia como técnicas para superar las barreras que impiden a las personas con estrés crónico llevar una vida saludable, les permiten manejar el estrés de forma eficaz e identificar aquellas conductas y situaciones que hacen que se tengan niveles altos de estrés de forma constante. 

Estudios han comprobado también que no es suficiente con relajaciones o simples respiraciones para reducir el estrés crónico.

Mindfulness es una manera de prestar atención a uno mismo, a los demás y al mundo, que permite a cada persona cultivar la resiliencia, adoptando maneras de ser y de actuar más positivas y eficaces. Consiste en un entrenamiento mental y corporal centrado en aceptar la realidad tal y como es, desarrollando la capacidad de manejar mejor las emociones aflictivas y difíciles. 

Beneficios del Mindfulness:

  • Resiliencia, bienestar y salud física y psicológica (reducción del estrés, manejo del dolor en caso de enfermedades crónicas).
  • Aumento de la concentración en el trabajo, deporte, estudio, etc…
  • El refuerzo de competencias y el cultivo de actitudes personales más positivas y eficaces.
  • Una mayor presencia y mejor conexión con las personas (empatía, confianza, capacidad de establecer vínculos y relaciones interpersonales).
  • Mejora notable para dormir mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
¿Te puedo ayudar? Escríbeme