EL CONTROL DE LOS SENTIDOS

EL CONTROL DE LOS SENTIDOS

El término «pratyahara»:  se compone de dos palabras sánscritas, prati y ahara . «Ahara» significa «comida» o «cualquier cosa que ingerimos desde el exterior». «Prati» es una preposición que significa «contra» o «lejos». «Pratyahara» significa literalmente «control de ahara» o «ganar dominio sobre las influencias externas». En muchos textos como en el Bhagavad Gita se ha comparado con una tortuga que se retira a su caparazón: el caparazón de la tortuga es la mente y las extremidades de la tortuga son los sentidos. El término generalmente se traduce como «retiro de los sentidos», pero es mucho más.

La importancia principal de pratyahara radica en la retirada o el control de las impresiones sensoriales, lo que libera la mente para moverse hacia adentro.

Al retirar nuestra conciencia de las impresiones negativas, pratyahara fortalece los poderes de inmunidad de la mente. Así como un cuerpo sano resiste las toxinas y los patógenos, una mente sana resiste las influencias sensoriales negativas que lo rodean. Si te molesta fácilmente el ruido y la agitación del entorno que te rodea, debes practicar pratyahara. Sin él, no podrás meditar.

Lleva tu atención al hombro derecho … ahora al hombro izquierdo …

Diez minutos después de una práctica de relajación guiada, todos tumbados inmóviles como cadáveres. De repente, se ve una mano que se levanta del suelo, se mete en un bolsillo y saca un iPhone. Sin una onda de movimiento del resto del cuerpo, los pulgares revolotean sobre el pequeño teclado, respondiendo a un texto entrante en un universo paralelo privado en algún lugar alejado del hombro y el brazo izquierdo. Habíamos pasado varias horas conociendo las virtudes de la relajación profunda y apartando la mente de sus actividades habituales, una práctica antigua que los yoguis llaman pratyahara . Tal Vez la persona del teléfono no estaba convencida, al menos no lo suficiente como para resistir una insistente convocatoria del mundo cibernético.

Se necesita habilidad para dar un paso atrás y desconectarse del impulso de la vida el tiempo suficiente para relajarse y reponerse profundamente. Con un agudo sentido del oído y dos pulgares ansiosos por responder, la persona simplemente no podía ignorar lo que pasaba a su alrededor el tiempo suficiente para permitir que su sistema nervioso se relajara y su atención se volviera hacia adentro. En el caso de la persona Smartphone, sus oídos captaron una señal del mundo exterior sobre la que actuó de inmediato, sin siquiera pensar, moviendo su mano para alcanzar su teléfono.

El problema, por supuesto, no es que habitamos en un mundo en el que somos muy conscientes de lo que vemos, oímos, olemos, gustamos y tocamos y, a menudo, actuamos en consecuencia. Después de todo, desde una perspectiva espiritual, nuestras acciones y lo que experimentamos a través de los sentidos son de suma importancia: son el vehículo para lograr nuestro propósito en la vida y darnos lo que necesitamos para el autoconocimiento, la sabiduría espiritual y, en última instancia, libertad verdadera y duradera.

Aunque los teléfonos inteligentes, el correo electrónico y el acceso mundial las 24 horas del día, los 7 días de la semana no aparecen en los textos antiguos, estos textos usan una metáfora para describir cómo el apego a las sensaciones puede descarrilarnos:

«Así como una tortuga retira sus extremidades, así cuando un hombre retira sus sentidos de los objetos de los sentidos, su sabiduría se estabiliza». -Bhagavad Gita

Ramiro Calle define “Pratyahara [como] el control sobre los sentidos que hace posible resistirse a la influencia que los mismos ejercen. El pratyahara origina una desconexión sensorial, tanto más intensa y efectiva cuanto más entrenado esté el aspirante”. Al reducir las influencias externas reducimos el “ruido” mental que tenemos constantemente; esto a su vez nos permite darnos un momento para observar nuestro interior, y buscar una conexión espiritual.

RAMIRO CALLE

Resumiendo Pratyahara, es el control de los sentidos. La capacidad de cerrar los sentidos a estímulos exteriores y retirarlos de los objetos.

Fundamentalmente consiste en el apaciguamiento de los sentidos. Se trata de efectuar la abstracción de las impresiones de los sentidos. El aumento de la dispersión mental en nuestras sociedades (TV, radio, prensa, publicidad, viajes, entorno social, ruptura de ritmos naturales, aceleración etc. etc.) debería irse sustituyendo por mayores periodos de silencio y recogimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
¿Te puedo ayudar? Escríbeme