BUSCAR EL BIEN GENERAL, ES BUSCAR EL NUESTRO PROPIO Y VICEVERSA

BUSCAR EL BIEN GENERAL, ES BUSCAR EL NUESTRO PROPIO Y VICEVERSA

Hoy quería comenzar con el primer miembro, el Sutra Yamas, y explicar como podemos aplicar su esencia en el mundo laboral.

Patanjali también llamado el padre del Yoga, en los Yoga Sutras sintetiza el Yoga en ocho pasos o miembros para llevar el camino del Yoga.

El concepto de Yama es muy similar al del control. Define la relación de cada persona con la sociedad, con el entorno, de manera consciente y a la vez espiritual. El Yama nos recomienda lograr la armonía y el bienestar con los demás, y también con nosotros mismos, con algunas normas básicas de las que iré hablando durante estas semanas.

Es importante saber que en el Yama se busca evitar el daño hacia uno y hacia los demás. Adapta los conceptos de respeto y cordialidad como principios básicos, por lo que su aplicación en el ámbito laboral resulta ideal para fomentar la participación y la creación de un ambiente más armonioso y amigable, en busca del bienestar general.

De acuerdo con el Yama, siempre debemos cumplir con nuestras tareas del mejor modo posible.

Optimizando el uso de energías (en especial espiritual y emocional) y procurando, al mismo tiempo, facilitar o no obstaculizar el trabajo de los demás que nos rodean. Asimismo, este principio ancestral nos recuerda que somos parte de un todo: del Universo, de la familia, de un pueblo y también somos parte de una empresa u organización, por lo que buscar el bien general es buscar el nuestro propio, y viceversa.


Las Normas que nos hablan los Yamas, son universales, se encuentran dentro del contexto de las “prohibiciones” como en los mandamientos, están en la lista de lo moralmente permitido y lo no permitido en la vida. Las normas del primer miembro son: Ahimsa (no- violencia) Satya (no mentir), Asteya (no robar), Brahmacharya (no malgastar las energías vitales) y Aparigraha (no-codiciar, no atesorar)
 
Si lo ponemos en positivo, ahisma nos pide que evitemos toda forma de violencia y que tratemos a todos los seres con respeto y compasión. Satya es el compromiso con la veracidad y la transparencia. Asteya significa que sólo tomamos lo que nos da libremente. Brahmacharya es controlar nuestros sentidos y energías para poder cultivar nuestra vida interior, y aparigraha es vivir tomando o utilizando únicamente lo que necesitamos de verdad.

Ahora vamos a explorar estas normas, para llevarlo a nuestro entorno laboral.


La primera Norma No-Violencia (Ahimsa) podríamos llamarla compasión y amor universal.

Te cuento una historia personal, para que puedas entender un poco.

Yo comencé a practicar Yoga hace ya más de 15 años, practicaba Asthanga, es un yoga muy físico, y yo tenía por meta llegar rápido a cada postura, en esta práctica los profesores te ajustan y te ayudan a llegar a las posturas, un día el profesor me estaba ajustando, y yo estaba sintiendo que no podía más y me dolía mucho, pero yo quería llegar a la postura, no le dije nada y llegó un momento que hizo crack mi rodilla, me rompí el ligamento, eso fue violencia hacia mi misma y no escuchar mi cuerpo, conocer tus límites es ser amable contigo.

Puede parecer obvio y fácil de aplicar: no herir, no perjudicar, la mayoría de nosotros no pretendemos hacer ninguna de estas cosas en el transcurso de nuestra jornada laboral, pero…: ¿Es realmente fácil o difícil practicar ahimsa?

La violencia, el prejuicio, la herida, tienen manifestaciones que no siempre son claras y evidentes.

Especialmente en el trabajo. Y lo más importante es que a veces no somos conscientes o no nos damos cuenta del daño que nos hacemos a nosotros mismos. Como yo queriendo llegar a una postura fuera como fuera.

Una manera de empezar a abrir los ojos a ahimsa es dándote cuenta de las formas en que inconscientemente ejercemos violencia contra nosotros mismos.

Piensa en tus hábitos laborales…

  • ¿Cuánto tiempo permaneces sentado trabajando si levantarte para pasear, estirarte y comer algo saludable, sin refrescarte con pausas mentales y físicas?
  • ¿Te impones un horario que alarga tus días de forma que sobrepasas el tiempo en que mantienes la energía y la concentración, y te quedas exhausto y agotado? 


Estos hábitos pueden ser perjudiciales para tu yo físico, mental y emocional, y al final hacen que seas menos productivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
¿Te puedo ayudar? Escríbeme