MEDITACIÓN EN MOVIMIENTO

MEDITACIÓN EN MOVIMIENTO

Durante estos meses me he dado cuenta, que muchas personas piensan que la meditación, hay que estar sentados, como un monje y dejar la mente en blanco, o en ocasiones, dicen  «voy a meditar», cuando lo que van a hacer es reflexionar…, bien, pues nada de eso nada.

El filósofo griego Heráclito decía: «El cambio es la única constante» 

¿Y porque digo esto ahora?, Pues porque el cambio es movimiento, y la meditación, también es movimiento, que es de lo que te quiero hablar.

Recuerda que si queremos cambios,  no nos podemos quedar parados, sin movernos, cambio es movimiento.

Ni siquiera las plantas permanecen estáticas. La vida es movimiento y la quietud es sinónimo de muerte. La existencia en sí misma es un trayecto de aprendizaje, y viajar implica moverse, pasar del punto A, al punto B… Comenzar la ruta en un destino y terminarla en un punto de llegada diferente. Por eso al ser humano le entusiasma la transformación. Y por eso tod@s nosotr@s tenemos metas, sueños, objetivos… ¡porque NO queremos quedarnos tal cual estamos! Eso sería una pérdida absoluta de tiempo. Lo que de verdad deseamos es mejorar 😉

Cierto es que para todo hay excepciones… Existen personas tan acomodadas a su zona de confort y con tanto miedo a la incertidumbre que prefieren quedarse paradas sea como sea… Aún sabiendo que entonces será la vida quien las pondrá en movimiento.
 
Seguramente dirás, ¿porque me esta hablando de cambio, de movimiento y de la meditación?.
 
Pues porque quiero explicarte, que podemos meditar en movimiento y vivir ese cambio o transformación que necesitamos. Moviéndonos conscientemente, cualquier actividad física (caminar, adecentar el jardín, hacer estiramientos, jugar en el parque…) es válida como movimiento consciente.

Los movimientos en la meditación, no se enfocan en la repetición o obtener resultados.

Desde luego se hacen repeticiones y desde luego se esperan resultados pero la calidad, el cómo haces el movimiento, la respiración y la curiosidad juegan un rol esencial en el enfoque meditativo de estos movimientos. Se podría decir que estos movimientos están enmarcados dentro de lo que en mindfulness se llama «Modo ser» y no el «Modo hacer».

“esa meditación activa te lleva mucho más allá de lo que nunca habrías esperado de ti mismo… y lo que es más importante, sólo conectas contigo mismo. Con tu respiración… Te olvidas de grandes problemas, pero también de banalidades como la lista de la compra”. Quienes pueden, y logran alcanzar ese estado, encuentran una claridad divina en sus pensamientos y su ser.

Abre tu mente y tu cuerpo, sin prejuicios, no se trata de nada místico. Es solo movimiento, respirar estar atento al movimiento y a la respiración , estar presente.

El ser consciente de cómo tu cuerpo se adapta al ejercicio, cómo las plantas de los pies se adaptan al suelo, los músculos y la propia respiración, cómo todos esos factores se suman a la vez al entorno, el sol, el paisaje, volviéndose mucho más brillante. Es una experiencia única el encontrar el ritmo y respirar paz en movimiento. Probad hacerlo sin música, tan solo vuestro cuerpo y vosotros mismos.
No dejéis que hayan factores de distracción, ni que el estrés de tu vida tome posesión de tus pensamientos y te saque de tu foco, lo importante es estar en el momento tanto si caminas como si corres como si juegas a tenis, da igual. Estar en el momento tiene como resultado vivir el momento, algo sumamente gratificante y divertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
¿Te puedo ayudar? Escríbeme