LA PRODUCTIVIDAD: COMO EL YOGA Y LA MEDITACIÓN AYUDAN A LAS EMPRESAS Y A LAS PERSONAS A AUMENTAR LA PRODUCTIVIDAD

LA PRODUCTIVIDAD: COMO EL YOGA Y LA MEDITACIÓN AYUDAN A LAS EMPRESAS Y A LAS PERSONAS A AUMENTAR LA PRODUCTIVIDAD

¿Qué significa para las empresas productividad?

Yo lo veo como el indicador de eficiencia que sirve para relacionar la cantidad de recursos (en ellos está el tiempo) empleados con la cantidad y calidad de producción obtenida.


No me quiero extender mucho hablando de lo que es la productividad, ya que sabemos que la productividad empresarial es una labor de una gran importancia y que debe ser llevada a cabo todos los días. 


Si entendemos que la productividad es la relación entre una actividad productiva y aquellos medios necesarios para esta producción, este término aplicado a la empresa corresponde al resultado de las acciones que son realizadas para alcanzar objetivos en una empresa.


Pero si estamos desconcentrados, con retos del día a día que no nos dejan ser productivos que nos agobian, no ayudamos a la empresa a ser productiva ni a nosotros mismos a estar bien (que es lo más importante).

Actualmente el Yoga y la meditación son herramientas que ayudan a ser más productivos y a que nuestra salud mental como corporal mejoren. 

En realidad, el yoga y la meditación siempre han ayudado a las personas, ya sea en el terreno laboral como en el personal a mejorar la situación, sea cual sea, pero es en este momento actual cuando las empresas y las personas están despertando, y viendo estas técnicas, como unas herramientas fundamentales en el buen funcionamiento de la empresa y de sus empleados.

El Yoga y la meditación te ayudan a ser más productivo porque te libera del estrés y tus pensamientos negativos bajan su intensidad. De esta forma, tu mente es capaz de funcionar sin agobios, presiones y ataduras, para trabajar de manera más efectiva, concentrada y calmada.


Por otro lado, el hemisferio derecho de nuestro cerebro, el cual es responsable de crear nuevas ideas, trabajará de forma más activa si practicas yoga y meditación, con regularidad y como resultado, tu desempeño en el trabajo mejorará. Es decir, estarás más enfocado en el trabajo porque tu mente no se dispersará ni quedará perdida en otros pensamientos. Además, también te ayudará a sentirte más fresco, menos pesado, lo cual te permitirá trabajar con mayor agilidad.

El Yoga y la meditación te ayudan a ser más creativo a la hora de solucionar problemas y de plantear ideas para mejorar.

Tan solo tienes que comprobarlo por ti mismo. De hecho, lo más sorprendente es que de alguna forma también influye de manera positiva en tu estado de ánimo a lo largo de todo el día. 

“Aprende a manejar tus estados, podrás ser el más talentoso de todos, pero sí emocionalmente te dejas vencer, no lograrás nada”.

-Jordan Belfort-

Según datos del Consejo General de la Psicología en España (COP), su uso continuado permite aumentar la productividad de las empresas en más de un 15%, ayudando a facilitar un entorno laboral en el que disminuye el estrés mediante un aumento de la concentración en horas de oficina. Asimismo, COP ha confirmado que más de la mitad de las empresas que han introducido el yoga en su jornada laboral han visto mejorado su rendimiento y eficacia.

La aplicación del yoga al ámbito de la empresa comenzó en Estados Unidos hace años y, ahora, está empezando a introducirse en España por las propiedades y beneficios que tiene”, aseguran fuentes de Deusto Salud, uno de los centros de formación a distancia de referencia en este ámbito. “Poco a poco se ha dejado de ver el yoga como una actividad de posturas corporales, sino que aporta beneficios que se pueden aplicar perfectamente al entorno empresarial”. De hecho, el Business Yoga incide en la postura corporal, la respiración, los estiramientos y tomar conciencia corporal. 

Para que vayas probando por ti mismo te dejo dos ejercicios que puedes hacer de Mindfulness en tu día a día y así ir consiguiendo esa productividad y concentración que necesitamos:

Un minuto de atención plena.

Este es un ejercicio fácil que puedes hacer en cualquier momento del día. El objetivo consiste en enfocar toda la atención en tu respiración durante un minuto. Deja abiertos los ojos, respira profundamente para conectar con tu respiración abdominal, inhala por la nariz y que exhala por la nariz. Céntrate en el sonido y el ritmo de la respiración. Prepárate para que la mente vagabundee (porque lo hará) si lo hace, vuelves amablemente a tomar consciencia de la respiración. Puedes realizar este ejercicio las veces que quieras ya que te ayuda a restaurar la mente, conseguir claridad y paz. Te puedes poner alarmas cada 2h y respiras durante 1 min y adicionalmente haces algún estiramiento. Este ejercicio es la base fundamental de una técnica de meditación mindfulness.

Observación consciente.

Escoge un objeto. Cualquier objeto cotidiano: una taza de café, un bolígrafo… Ahora permite que absorba completamente toda tu atención. Solo obsérvalo. Ser consciente de lo que estás observando, de los colores, de como fue fabricado, quienes se implicaron en ese objeto, etc., el foco totalmente en el objeto, te aporta una sensación de ‘estar despierto’. Observa cómo la mente se libera de pensamientos y se centra en el momento presente. Es algo sutil, pero poderoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
¿Te puedo ayudar? Escríbeme