EMPRESA Y ESPIRITUALIDAD, CADA DÍA MÁS CERCA

EMPRESA Y ESPIRITUALIDAD, CADA DÍA MÁS CERCA

Much@s empresesari@s piensan que practicar Yoga meditación es algo para otras personas, que no están en la tierra, que viven en un mundo que no existe, que esas prácticas son para personas espirituales, y que en las empresas no hay cabida para la espiritualidad, y por eso muchas empresas todavía no implementan la práctica de Yoga o meditación en sus programas de mejora de rendimiento y productividad.

Empresa y espiritualidad, parecen dos conceptos antagónicos, uno busca un fin netamente material, tangible y el otro algo más sutil, algo más trascendental. La empresa busca satisfacer necesidades de los clientes y espera rentabilidad, dentro de una empresa hay una organización que es un conjunto de interacciones humanas que orquestan las actividades de la empresa, cada organización tiene un modus operandi, una cultura basada en valores, misión y visión. Y dentro de la organización se gestiona el talento para los objetivos de la empresa. Básicamente es un grupo de personas que coexiste y están dispuestas a actuar conjuntamente hacia una meta en común.

¿Que es espiritualidad?

Vamos a aclarar que es espiritualidad, la espiritualidad para mi es percibir que soy uno con lo que me rodea (…) Sentir que lo que hago tiene un sentido con respecto a lo que me rodea (…) y que eso tiene una coherencia y una cohesión, que yo tengo que estar ahí para poner mi granito de arena, ya sea impartiendo, ayudando… en todos los roles de mi vida (trabajo, familia, comunidad).

El futuro ahora es integrar la empresa y la espiritualidad, cada vez más personas consumen productos y servicios espirituales, desde el boom reciente del yoga y la meditación, hasta empresarios de grandes corporaciones que confiesan seguir conceptos espirituales como el core de sus mejores prácticas, Google, IBM, Microsoft entre muchas otras.

El desafío es convertir el trabajo y la empresa en un espacio de expresión individual de nuestros talentos, nuestras misiones, ver a la empresa como un lugar privilegiado para contribuir a mi evolución personal y al bienestar común de su zona de influencia. Donde se pueda expresar y percibir lo que eres como persona y asÍ no vivir en un ambiente de presión y estrés, siempre entregaras los objetivos, desde otro lugar al que estamos acostumbrados.

“¿Puedes persuadir a tu mente para que deje de vagar y permanezca en su unidad original?

¿Puedes hacer que tu cuerpo sea flexible como el de un recién nacido?

¿Puedes depurar tu visión hasta que sólo veas luz?

¿Puedes amar a las personas y guiarlas si imponerles tu voluntad?

¿Puedes afrontar los temas más vitales dejando que las cosas siguán su curso?

¿Puedes distanciarte de tu propia mente para así comprender todas las cosas?

Dar a luz y criar,

Tener sin poseer,

Actuar sin esperar nada, 

Guiar sin intentar controlar:

Ésta es la virtud suprema“

Tao Te King

Si llevamos esto a estadísticas y número podemos ver qué: La consultora McKinsey desarrolló un programa de meditación y análisis personal no sólo para sus propios empleados sino también para sus clientes corporativos, uno de estos programas significó el ahorro de 20 millones de dólares según reportan en McKinsey & Co.

Yahoo también tiene prácticas de meditación, Deutsche Bank tiene cuartos de silencio y meditación para sus empleados, HBO se preocupa por el bienestar mental y físico de sus empleados desde programas de yoga, meditación, mindfulness y muchas más actividades que promuevan un desarrollo personal y corporativo al mismo tiempo. Y otras muchas más de las que ya hablé en en otro artículo.

En pocos años más seremos testigos de cómo la investigación confirmará que las personas con alto nivel de evolución personal y espiritual, trabajando en relaciones grupales marcadas por la confianza, el cuidado y la inclusión, serán las mejores generadoras de resultados organizacionales y contribución sistémica a la convivencia social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
¿Te puedo ayudar? Escríbeme